Se plantea como política de servicios que los taxis para el turismo sean mayoritariamente de categoría estándar por su confort, seguridad y eficiencia. Estos vehículos se emplean en la realización de los servicios en la vía y recogida a través de la central de llamadas. También son utilizados en los servicios con mayoristas, entidades y eventos.