Son aquellos servicios de Origen – Destino, que tienen como característica fundamental la linealidad del servicio, no estando contemplado en los mismos recorridos ni desvíos que modifiquen la ruta inicialmente contratada; pudiéndose realizar más de un destino.