Son vehículos con capacidad entre 5 y 10 plazas. Su ubicación en la actividad de taxis está dirigida a aprovechar las capacidades disponibles a precios públicos por taxímetro en los hoteles o en la vía, puede ser utilizado igualmente en el servicio con mayoristas, entidades y eventos.