Son vehículos de las décadas del 40 y el 50. El servicio se presta en la vía y por contrato, formando parte de los paquetes turísticos que comercializan las Agencias de Viajes. Los autos antiguos hacen de Cuba el mayor museo rodante del automóvil en el mundo.