La empresa Taxis Cuba multiplica su apoyo a los sectores más importantes del país, en medio de la crisis epidemiológica que viven Cuba y el mundo por la propagación de la COVID-19. Además de la salud, la gastronomía, el comercio, la generación de energía y otros, la empresa también participa en entregas a domicilio de tiendas virtuales en La Habana.

La incorporación de vehículos de Taxis Cuba a este proceso significa mayor agilidad y por supuesto, una mejoría de este servicio. Así se ha podido constatar en los comentarios de redes sociales pertenecientes a la entidad. Por ejemplo, el usuario @silviojimenezl apuntaba en Twitter: “Buena atención por parte del chofer que me trajo mi envío ayer”. Por su parte, Juana Perez Orozco comentaba en Facebook: “Excelente opción la entrega con Taxis Cuba… Han adelantado mucho… Gracias a Taxis Cuba”.

No obstante, el peso mayor del apoyo de esta empresa radica en el sector de la salud. Taxis Cuba mantiene una parte representativa de la flota de Metrotaxi o “gacelas” como se conocen popularmente, así como de taxis estándar, en las Direcciones Municipales y Provinciales de Salud, en la capital.

Además, tienen establecido un sistema de gestión a tiempo completo en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) para la asistencia y retorno de pacientes en tratamiento, con turnos médicos, operaciones quirúrgicas y otras cuestiones.

Asimismo, los Metrotaxis también apoyan el servicio del Sistema Integrado de Ayudas Médicas (SIUM) en La Habana. Bajo medidas higiénicas y de protección, las gacelas transportan personas sospechosas de la COVID-19 hasta centros de aislamiento y asumen, además, otras necesidades de transportación hacia instalaciones hospitalarias. En ocasiones, también atienden urgencias médicas.

En el resto de las provincias del país, de igual manera, las agencias de taxi contribuyen a la gestión de los sectores prioritarios, con mayor énfasis en la salud. “Los beneficios que el servicio de Taxis Cuba nos reporta especialmente, a nosotros los enfermos, no tiene precio. Esto nada más se ve en un país como este. Estamos muy agradecidos”, concluye Manuel Torreblanca, paciente del INOR.