Las mujeres no son la excepción de la regla en el sector del transporte. Por años nos hemos enfrentado a fuentes de comunicación que visibilizan a las féminas como “rara avis” detrás de un timón, cuando ser conductora es tan legítimo como cultivar o bailar.

Quizás este tipo de representaciones en los medios de comunicación se deba al número mínimo que aún representan las mujeres en el transporte a nivel mundial. Varios elementos explican por qué de manera general hay más hombres conductores que mujeres; a saber: estereotipos de género, tipo de cultura organizacional, conciliación de la vida laboral y personal y, además, la formación y desarrollo profesional en el sector.

No obstante, en Cuba son múltiples los esfuerzos que realizan las instituciones, especialmente el Ministerio de Transporte y la Federación de Mujeres Cubanas, por motivar la presencia de féminas entre las filas transportistas. Marineras, pilotos, choferesas, camioneras… las mujeres dominan el arte de conducir por la vida en la isla.

En Taxis-Cuba poco más de 200 mujeres son conductoras, casi todas con resultados satisfactorios si se analiza su capacidad resolutiva ante diversos conflictos, especialmente los relacionados con la atención al cliente y, además, por la creatividad e innovación para sobreponerse a dificultades y obstáculos.

Por eso, este 8 de marzo buscamos motivar a otras mujeres a cumplir metas profesionales en cualquier sector, sin importar que sea uno históricamente asociado a los hombres, como puede ser el del transporte; y en esa motivación nuestras transportistas son fuente de inspiración.

De casos de éxitos, es decir de buenas profesionales detrás del timón, está colmada una empresa como Taxis-Cuba, incluso de mujeres directivas que son guías indudables de la entidad, no solo por el cargo que ocupan, sino también por el prestigio y la autoridad que han sabido ganarse entre sus subordinados.

A nuestras mujeres transportistas, núcleo imprescindible de estos años de trabajo, el agradecimiento por su entrega y entereza. Gracias por el ejemplo, gracias por sus conquistas, gracias por la inspiración.

¡Felicidades!