Ser taxista pareciera un oficio fácil. Sin embargo, ser chofer es mucho más que conducir y llevar pasajeros a su destino. Esta profesión tiene varios componentes difíciles: tratar con personas diversas y lo más importante, llegar seguros al destino.

En ese sentido, requiere de mucha empatía e inteligencia emocional para conectar con los pasajeros y ofrecerle un trato respetuoso, pero a la vez cercano. Sin contar los conocimientos necesarios para optimizar los trayectos y ofrecerle información a los visitantes sobre los lugares y monumentos que se encuentren a su paso.

Entre las destrezas, sobresalen, además, las habilidades para en medio de todos esos requerimientos de atención a los pasajeros, mantener la concentración al volante y ser todo el tiempo, precavido y cautelosos. ¿Es fácil ser taxista, entonces?

Muchas veces el éxito de esta profesión está en la conjunción de todos los factores antes descritos, para brindar un servicio lo más cercano a la excelencia posible, y que el pasajero decida repetir con el mismo chofer, incluso, recomendarlo.

Desde Taxis Cuba, nos gustaría compartirte algunos tips para “mejorar” la experiencia de tus clientes. Un punto ya ganado es la legalidad del servicio que brindas, pues en el caso de los taxis legales, los pasajeros suelen sentirse más confiados y seguros.

Algunas de las recomendaciones que podemos hacerte son:

  • Cuida siempre tu apariencia

La presentación personal siempre nos antecede y es la clave para ganar hasta cierto punto, confianza y generar empatía. La buena apariencia personal debe ser coherente con la presentación del vehículo, es decir, mantenlo limpio, aromatizado y en orden.

  • Sea cuidadoso con la música

En muchos lugares, que el usuario escoja la música, se considera como un derecho, así como el volumen o si desea viajar simplemente, sin música. Por eso se recomienda que le preguntes abiertamente al pasajero cuál es la música de su preferencia o si no desea escuchar nada.

  • Evitar adornos exagerados

La simplicidad casi siempre se agradece. Los gastos que generan adornos de luces, animales, peluches, etc., puede invertirlos en el buen estado del automóvil.

  • Manténgase informado

Conocer sobre el acontecer nacional y mundial le ayudará a sostener diálogos interesantes con los pasajeros, para hacer del viaje un momento más agradable; pero, ¡cuidado con las posturas y criterios extremos!

  • ¡Los olores!

Las impresiones visuales no solo son importantes, también las olfativas. Resulta importante que el auto huela bien, preferiblemente, olores neutros, pues spray y ambientadores suelen causar alergias a algunos pasajeros.

  • Respete las normas de tránsito

Un buen taxista suele manejar con prudencia y responsabilidad: no conduce a altas velocidades y respeta las normas de tránsito; este tipo de comportamientos evita multas indeseables y accidentes trágicos.