La resiliencia de los cubanos podemos decir que es casi histórica. Por eso, si de resistencia e inventiva hablamos, tendríamos que mencionar los autos clásicos que hoy desmienten el poder del tiempo en las calles de muchas ciudades de la isla.

Tal es su arraigo en la cotidianidad de Cuba, que incluso se ganaron un sobrenombre: almendrones. Precisamente, su forma alargada, semejante a una almendra, los hace merecedores del epíteto. Lo cierto es que verlos en cualquier soporte comunicativo, nos remite directamente a Cuba, es como si en una postal no pudieran faltar.

Casi todos los almendrones activos llegaron a la isla durante los años 50, cuando compañías norteamericanas productoras de coches enviaban modelos nuevos para promocionarlos en una pista tan excepcional como el Malecón habanero.

Entre las diferentes marcas de coches antiguos, como también se les suelen denominar, están las reconocidas Chevrolet, Buick, Dodge, Plymouth, Ford, Cadillac, Mercury, Oldsmobile, Pontiac, Chrysler y Packard.

Pero el mérito de su trascendencia en el tiempo es totalmente del ingenio criollo de sus dueños y de los mecánicos nacionales. Desde los años 60 cuando el gobierno de Estados Unidos rompió relaciones con Cuba, en el país no se consiguen repuestos y han tenido que fabricar ellos mismos los sustitutos.

Algunos se componen de piezas originales de coches más modernos, con motores de petróleo, por ejemplo; de ahí que mirarlos por dentro, sin el encanto del chasis original, es como asistir a una clase de innovación mecánica. No obstante, todavía trascienden otros de colección que se conservan fieles a los originales, por pura pasión e interés de conservación patrimonial.

Bajo el sello Gran Car, la empresa Taxis-Cuba gestiona este tipo de vehículos, los cuales ofrecen recorridos turísticos, ya sea previa reservación o en la vía. Pasear en estos autos clásicos, es como volver a una película de estilo vintage.

Están por toda Cuba, pero en La Habana son parte del paisaje urbano. Si un día faltan, la ciudad se vería distinta, y quizá hasta se les extrañe… Por eso, muy pocos se resisten al encanto de estos autos, desde las quinceañeras cubanas, hasta los novios de una boda, pasando por Beyoncé, Paris Hilton y Naomi Campbell. Si viajas a Cuba, ¿te resistirías a un paseo en almendrón?